Català | Castellano

Tel: 934 387 742

27/01/2012

CÓMO PUEDO SABER SI MI PAREJA ES LA CORRECTA

encontrar novio

A pesar de que todos sabemos que muchas relaciones de pareja funcionan puede haber algunos patrones o tipos de relaciones que suelen fallar ¿podríamos saber cuáles son las relaciones amorosas que seguramente no van a funcionar?

Partiendo de las palabras de Barbara de Angelis, psicóloga americana especialista en relaciones de pareja y autora del libro ¿Eres mi media naranja? en principio podemos comentar varios tipos de relaciones que suelen fallar y hablar de ellas podría ayudar a algunas personas a descubrir por qué fracasó su relación o bien por qué no se sienten bien en su relación actual con su pareja. De todas formas estas relaciones pueden perdurar en el tiempo y visto de este modo si funcionan pero alguna de las dos partes no se siente bien en este tipo de relaciones.
 
En principio podemos hablar de cuando te ocupas más de tu pareja que ella de ti. A pesar de que la relación de pareja tiene ciclos y hay períodos en que uno parece más “enamorado” que el otro. Sin embargo una relación no es saludable si uno de los miembros de la pareja es el único que se dedica casi exclusivamente a atender al otro.
 
¿Podemos saber, de alguna manera, cuándo estamos en este tipo de relación?
Si, podemos saber si estamos dando más de lo que recibimos por diferentes señales:
 
• Cuando tú eres el primero en ofrecer afecto físico, cogerle de la mano, hacerle mimos, caricias, etc...
• Cuando deseas intimidad en la cama pero tu pareja sólo busca sexo.
• Cuando haces lo posible por estar con él pero tu pareja no hace esfuerzos por ti.
• Cuando tú eres quien hace la mayor parte de los planes para estar juntos, buscas lugares y momentos románticos y el otro se deja llevar.
• Cuando tus regalos son pensados y personales y los suyos parecen comprados en el último minuto.
• Cuando tú haces esfuerzos por encajar en su vida y tu pareja no lo hace.
• Cuando al hablar de la relación o el futuro juntos, tu pareja parece sentirse incomoda, no responde o cambia de tema.
 
¿Hay otros tipos de relación que podríamos decir... que no funcionarán?
 
Si, por ejemplo cuando es al revés, es tu pareja la que se ocupa de ti más que tú de ella. Es el mismo caso que el anterior pero no te sientes tan mal porque el otro es el que se esfuerza.
 
Otro tipo de relación que no suele funcionar y que se basa en la premisa del “cuando nos casemos ya cambiara” o bien “yo con mi amor conseguiré que el otro cambie” es cuando uno se enamora del potencial que cree intuir en su pareja, no de cómo es de verdad sino de cómo sería de maravilloso o maravillosa si cambiara algunas cosas de su carácter o comportamiento. Lo cierto es que el amor es maravilloso pero no cambia a nadie, las personas sólo cambian por evolución vital, por acontecimientos intensos o bien a través de la psicoterapia cuando esta es voluntaria.
Las señales que nos indican que estamos en este tipo de relación pueden ser las siguientes:
 
• Te dices a ti mismo que tu pareja sólo necesita un poco más de tiempo para recomponerse a sí mismo, así como su vida.
• Te dices a ti mismo que, en realidad, nadie ha amado tanto a tu pareja, que sólo tú puedes amarle lo suficiente como para hacerle cambiar.
• Tienes la sensación de que todos los demás malinterpretan y subestiman a tu pareja y sólo tú conoces lo maravilloso que es por dentro.
• Encuentras excusas para explicar los problemas de tu pareja ante amigos, familiares...etc.
• Crees en tu pareja más de lo que ella cree en sí misma.
 
Esto es parecido a querer ayudar a tu pareja a solucionar sus problemas personales ¿no?
Si, es parecido pero podríamos decir que este es otro tipo de relación, cuando te encuentras en una misión de rescate.
Puedes estar metido en este tipo de relación cuando:
  • Sientes pena por tu pareja en más ocasiones de las que te gustaría.
  • Te sientes responsable por ayudarla a recomponer su vida.
  • Tienes miedo de que, si te marchas, tu pareja se desmorone emocionalmente.
En este tipo de relación haces más el papel de padre o madre de tu pareja o bien de psicoterapeuta preocupándote constantemente por los problemas que tiene y por ayudarle, dejando de lado tu propia vida, que no te permite ser feliz a ti y que la relación te aporte puesto que sólo aportas tú.
Pero aún podemos seguir hablando de otros tipos de relaciones que empiezan con mal pie. Por ejemplo cuando tomas a tu pareja como modelo. Así como la joven actriz que se enamora del director de cine, la estudiante que se enamora del profesor, etc.
 
Las señales de estar en este tipo de relación son:
 
• A menudo citas cosas que él o ella dice...p.ej: _Jose dice que..., _ Jose me explicó que..., o ....Jose piensa que...
• Sientes que él o ella es más inteligente que tú.
• No le llevas la contraria en sus opiniones, creencias, etc.
• Tienes la impresión de que jamás podrás estar a la altura del otro.
• A menudo dejas de hacer cosas porque tu pareja cree que no debes hacerlas o bien al revés las haces porque el otro lo dice.
 
De manera que en este tipo de relación tu autoestima se ve dañada porque sientes que te ha tocado la lotería con el otro pero por otro lado que no estás a su altura. La has colocado en un pedestal y la admiración por el otro puede hacer que te degrades a ti mismo como persona y dejes de respetarte por intentar adaptarte al otro.
 
_ y...¿esas relaciones en las que te enamoras del otro porque es guapo o el más divertido o el que mejor bailaba...?
 
Si, estas son las relaciones en las que te has enamorado del otro por razones externas sin mirar mucho más y cuando miras...el príncipe o la princesa se han convertido de nuevo en rana.
Puedes enamorarte del cabello, los ojos, la conversación del otro...pero estas no son bases para una buena relación, se necesitan más cosas. Esto no es amor, es encaprichamiento y suele durar poco tiempo.
 
_ y...cuando no tienes demasiadas cosas en común supongo que tampoco funciona...
 
En efecto, para que una relación funcione ha de haber además de amor y química sexual, compatibilidad y compromiso y el ser poco compatible puede traer problemas. Pero ser compatible no es tener las mismas aficiones o hobbies sino estar en la misma “onda” o parecida. Si a ti te gusta la noche y tu pareja es un madrugador que le encanta salir de excursión a las 6 de la mañana es complicado compatibilizar el fin de semana.
 
Pero puede ser que conozcas a tu pareja en una circunstancia que os hace compatibles en cierto aspecto, por ejemplo, os conocéis en el gimnasio y a los dos os encanta el deporte, podéis pasar horas hablando sobre entrenamiento, dietas, etc...pero esto no dice nada del resto de la compatibilidad, si en otros aspectos no lo sois la relación tiene pocos puntos para funcionar. Esto puede suceder también cuando conoces a alguien en vacaciones, la vida real no es como las vacaciones y cuando cambias de ambiente a veces descubres que no tenéis nada en común.
 
Otros tipos de relaciones mal encaminadas es cuando eliges una pareja por rebeldía, bien todo lo contrario de lo que tus padres hubieran deseado para ti o bien todo lo contrario a tu anterior relación. Los extremos nunca son buenos. Si tu anterior pareja era aburrida y predecible pero la actual es un atolondrado e irresponsable no sé que puede ser peor.
 
Y por último es cuando tu pareja está ocupada, bien porque está casada o saliendo con otra persona. En este caso es mejor mantener una amistad porque con el tiempo puedes sentirte muy utilizado, engañado y vacío.
 
Podemos seguir con otras relaciones como cuando tu pareja tiene defectos fatales o hay temas de incompatibilidad insalvables pero... eso lo hablaremos en otro post...