Català | Castellano

Tel: 934 387 742

27/01/2012

HABLAR CON LOS HIJOS SOBRE EL SEXO

hablar de sexo con niños

¿POR QUÉ ES TAN DIFÍCIL HABLAR DE SEXO CON LOS NIÑOS?

Hablar de sexo es difícil para la mayoría de los padres, ya sea con sus hijos o entre ellos mismos. Esto tiene que ver con el considerar el sexo como un tema tabú, y al niño como un ser inocente y asexual, porque el sexo es “sucio” o “malo”.
 
A pesar de que la mayoría de nosotros somos conscientes de que la sexualidad es una fuente de placer, también reconocemos que el sexo es utilizado en nuestra sociedad para el comercio y la opresión, como ocurre en la publicidad, el ocio, la prostitución, la pornografía, la esclavitud sexual de la mujer y de los niños. Es lógico y comprensible no querer pensar que puedan tener ninguna relación con un mundo que de forma depravada explota a mujeres y niños por servicios sexuales. Deseamos protegerlos de este aspecto tan desagradable de la vida adulta, pero también nos olvidamos de recordar los íntimos, privados y personales placeres de la sexualidad como parte de las cosas buenas de la vida.
 
A pesar de que los padres a menudo no alcanzan siquiera a imaginar de qué modo sus bebés pueden tener sentimientos sexuales, lo cierto es que sí los tienen. En la mayoría de bebés masculinos, pueden captarse erecciones por fotografía ultrasónica muchas semanas antes del nacimiento, igual que en el momento de nacer o inmediatamente después. Y en el sexo femenino también ocurre, las niñas muestran un clítoris erecto, y aunque no es fácil observar esto sí sabemos que hay una lubricación vaginal al mismo tiempo y se ha observado también inmediatamente después del nacimiento. Todo esto continúa sucediendo durante toda la vida.
 
Entonces, ¿cómo se explica que una sociedad inteligente continúe negando lo que sucede, y no sólo negándolo, sino castigándolo, tratando de impedirlo, llamándolo “malo” o “pecaminoso”?; ¿cómo podemos afirmar que un bebé es malo o pecaminoso por hacer algo para lo que fueron creados, que es caminar, hablar, pensar y explorar su innata sexualidad?
 
Cuando nos encontramos con padres que no saben cómo abordar estos temas, nos hacemos la pregunta de ¿es que a ellos les enseñaron de forma natural lo que es el sexo? Claro que no, y no sólo eso, sino que en muchos casos existe una ignorancia con respecto no sólo a vivirlo como algo natural, sino con todo lo que rodea al mismo tema del sexo, como es el conocer las diferentes partes en que se componen los órganos genitales y cómo conseguir darles placer.
 
En generaciones anteriores a la nuestra existía una prohibición a ver y hablar de este tema, incluso en los medios de comunicación estábamos rodeados de una censura claramente marcada. Hoy en día no sucede así, pero parece ser que la hemos ido arrastrando y aunque en todas partes es tolerado todavía no nos sentimos cómodos cuando los niños nos hacen preguntas al respecto.
 

¿CUÁL ES LA MEJOR MANERA DE HACERLO?

Hay muchas maneras distintas en las que se puede propiciar una charla con el niño o la niña. A veces, los temas sobre la sexualidad y el cuerpo surgen más fácilmente cuando se está en contacto de piel a piel: sentado en la falda, frotándole la espalda o acurrucados en un sofá. Algunas veces querrán sentarse juntos para tener una charla de corazón a corazón, manteniendo los ojos en contacto para sentir una cercanía entre ambos. Y algunas veces podrá resultar más fácil hablar de manera informal mientras trabajan uno al lado del otro, mientras usted guarda la ropa limpia o friega los platos, en parte ocupada en una tarea manual que propiciará que el niño/a pueda controlar el acercamiento que desea en temas importantes.
 
Algunas sugerencias podrían ser:
 
  • Elegir un tiempo en el que los dos o los tres (si está presente su pareja) estén solos y haya una mayor probabilidad de no ser interrumpidos, porque algunos sentimientos dan rienda suelta de forma lenta y no es fácil expresar ciertos pensamientos.
  • Asegurarse de que realmente el niño/a está enfrentándose a un tema, pues de lo contrario es posible que se aburra con las explicaciones. Sobre todo responder en forma positiva tratando de resaltar lo más importante para su crecimiento, es decir, teniendo en cuenta el momento evolutivo en el que se encuentra, la edad.
  • Establecer unas reglas claras que coincidan con la estructura familiar. Esto significa que en otras familias posiblemente el comportamiento con respecto a este tema puede ser diferente, y hay que señalarlo si es necesario, pero recalcar que en esta familia en concreto las cosas funcionan de una forma diferente (o igual, según el caso). Es aquello de, por ejemplo, “en casa de Juan sus papás no le dejan que se bañe con ellos y aquí sí, por qué”. Intentar responder que cada familia tiene sus normas y que a veces son diferentes en cada casa.
  • Una vez que se haya roto el hielo cada conversación posterior será más fácil. Lo importante es que se aborde de forma natural, espontánea y relajada, y sobre todo si ocurre que necesitamos saber más cosas sobre el tema intentar informarnos previamente, que no nos pille desprevenidos. Se han hecho verdaderos esfuerzos hacia el esclarecimiento de este tema y por ejemplo se insiste en nombrar la vagina como el órgano sexual femenino, cuando en realidad no es la parte más sensible y activa. Esa parte sobre la cual la niña tiende a experimentar y a saber al respecto es el clítoris. Es como si hubiéramos querido simplificar los genitales femeninos denominándolos “vagina”. Cuando el niño o la niña en este caso particular ya sabe que éste es un importante centro de placer del cuerpo, tales evasivas pueden causarle confusión y preparar el terreno para futuros problemas.

¿QUÉ TIPO DE PREGUNTAS SOBRE SEXO HACEN LOS NIÑOS?

Aquí debemos distinguir las diferentes edades de los niños:
 
* De los 18 meses a los 3 años pueden preguntar:
Un niño:
  • -¿Qué es eso? (señalando sus partes genitales)   Es el pene
  • -¿Para qué sirve?  Para que los varones hagan pis.
  • -Mira, se levanta.  Es natural, todos los penes hacen eso algunas veces.
  • -¿papá también tiene uno?  Sí, todos los hombres y los niños lo tienen.
  • -¿También se levanta?  Algunas veces, se siente bien así.
  • -¿Qué es esa pequeña bolsa?  Es el escroto y los bultos redondos como pequeñas bolas son los testículos.
Una niña:
 
  • -¿Qué es eso?  _Se llama vulva. Hay partes muy importantes dentro de la vulva.
  • -¿Cómo puedo verla?
  • Siéntate y separa las piernas. Ahora sostén ente espejo y te iluminaré con la linterna. Lo que ves allí arriba es tu clítoris. Al lado está el orificio por donde sale la orina (se llama meato). Al lado está la vagina. Por ahí es por donde podría salir un bebé cuando seas mayor, si quieres tener uno.
  • -¿Eso de arriba para qué sirve?  _El clítoris sirve para darnos placer cuando lo tocamos, como el pene de los niños, que les da placer cuando se levanta.
  • -¿Mi clítoris no se levanta? _Sí, pero es difícil de verlo.
 
* Los 3- 4 años:
 
Cuando un niño habla de la bolsa que hay bajo el pene, el escroto, aquí ya se puede añadir más información, decirle que los testículos producirán esperma cuando sea más grande, probablemente alrededor de los 13 años, y que los hombres lo necesitan para poner su parte en hacer un bebé.
 
Una niña puede preguntar
 
_ ¿qué es esa caja que está bajo el lavabo, esas cosas blancas?
Puede referirse a las compresas o los tampones. Es lo que usan las mujeres para absorber el flujo que sale de la vagina durante unos días cada mes. Se llama menstruación. Es realmente una palabra muy larga, de modo que la gente dice “tener la regla”. El flujo es de color rojizo porque hay un poco de sangre en él, y usando la compresa o tampón no mancharé mi ropa.
 
-¿Y para qué sirve la regla?
Es parte del modo en que el cuerpo de una mujer se prepara para tener un bebé.
 
-¿Papá y tú os tocáis cuando estáis en vuestra habitación con la puerta cerrada?
Por supuesto, nos tocamos entre nosotros. Existen muchas formas de manifestar el amor y el placer y esa es una de ellas.
 
-¿Por qué papá y tú cerráis la puerta?
Cuando él y yo queremos intimidad cerramos la puerta. Eso significa “por favor, quedaos afuera hasta que abramos”. Cuando quieras intimidad en el baño o en la habitación no tienes más que cerrar la puerta, y nosotros no entraremos a no ser llamando primero, y sólo si tú dices: “adelante”. Si tú dices: “por favor, no entréis”, no lo haremos. Así que nos gustaría que tú lo hicieras con nosotros.
 
-¿De dónde saca los bebés la cigüeña?
Bueno, tú y yo sabemos que esa es una historia que a veces se cuenta a los niños, que es divertida, pero ¿no te acuerdas antes de que naciera tu hermanito/a, (o el bebé de una amiga si no tiene hermanos), que la barriga estaba hinchada? Era un bebé de verdad allí dentro y no lo trajo ninguna cigüeña. Yo le empujé y le ayudé a salir por mi vagina, con unos músculos que están en el vientre y le sostuve en mis brazos cuando nació, igual que lo hice contigo.
 
-¿Cómo se hacen los bebés?
El papá y la mamá hacen juntos un bebé. Él pone su pene en la vagina para que el espermatozoide pueda ir de su pene a juntarse con el óvulo de mamá. Así comienza un bebé.
Cuando han cumplido los 5 o 6 años lo que cambia es la información que se le suministra, que en este caso y más adelante, en años posteriores, se irá añadiendo. Así, por ejemplo, a la pregunta de la menstruación en esta edad se puede decir que la mayoría de las mujeres menstrúan cada 28 días por un período de varios días. El útero de una mujer se prepara cada mes para hacer crecer un bebé, desarrollando un revestimiento de sangre y otros fluidos para hacerlo confortable. Si ningún bebé llega a crecer durante este mes, este revestimiento líquido comienza a salir del cuerpo de la mujer. Eso es lo que se denomina menstruación, período o regla.
 
En cuanto a ese tema en el que tanto pensamos y no queremos que nuestros hijos estén relacionados, los abusos sexuales por parte de algunos adultos hacia ellos, también es importante ofrecerle una clara explicación. Si el niño ha escuchado comentarios del tipo: “ten cuidado, aléjate de los extraños”, y no se le añade nada más, no entenderá por qué, evidentemente. Hay que explicarle que existen personas que desean hacer cosas sexuales con niños, por lo que es importante no acercarse a ningún extraño y tener cuidado con los desconocidos que parecen demasiado amistosos con los niños cuando no hay adultos cerca. Es posible que sólo quieran jugar, pero algunos de esos extraños que parecen tan amistosos son realmente personas perturbadas. Quieren disfrutar con los niños pequeños o lastimarlos o violarlos incluso. El sexo entre adultos y niños no está bien. A veces sólo son personas amistosas, pero no podemos saberlo porque no lo conocemos. Lo mejor para todos los chicos es permanecer juntos y no ir solos, especialmente con extraños.
 
Una de las preguntas que se va repitiendo a partir de esta edad en adelante es la de ¿qué edad es la suficiente para tener un bebé? A los 5 o 6 años se puede explicar, en un niño, que alrededor de los 13 años, cuando es lo suficientemente grande como para eyacular, y en una niña cuando comienza a tener períodos menstruales, y añadir que aunque se pueda tener porque el cuerpo está preparado, realmente no es adecuado porque habrá que esperar hasta haber hecho las cosas que un adolescente desea hacer y evidentemente un hijo puede ser una barrera para poder realizarlas.
 
Esta misma pregunta es contestada con más información añadida de los 7 a los 9 años, por ejemplo puede decirse a las niñas que cuando comienzas a menstruar el cuerpo cambia, crece el vello bajo los brazos, en el pubis, crecen los pechos y la vagina y esto porque los ovarios están produciendo una hormona llamada estrógeno que ayuda al cuerpo a crecer y a cambiar la forma. Alrededor de este momento los ovarios comienzan a liberar óvulos, uno cada mes, para que puedan quedar embarazadas.
 
A esta edad de 7 ó 9 años es común que pregunten qué es un anticonceptivo. Se puede hablar de los diferentes tipos que existen en el mercado y que sirven para impedir que el esperma y el óvulo se unan durante el acto sexual o que llegue al útero femenino para comenzar un embarazo. Normalmente no preguntan nada más, con esto basta, pero un poco más tarde, a los 10-12 años quieren saber más del tema, por lo que se le explicará en detalle cada uno de los métodos existentes: el preservativo, el diafragma, la píldora, el DIU e incluso los definitivos, es decir, la vasectomía o la ligadura de trompas.
 
Simplemente es cuestión de que los adultos nos informemos bien sobre el tema y estemos preparados para contestar las diferentes preguntas que nos pueden plantear.
 
Finalmente, si el niño o niña no hace preguntas de este tipo también se le puede ir informando poco a poco teniendo en cuenta la edad, y sin atosigarle, por supuesto. Muchas veces les pueden ayudar en estos casos libros sobre el tema que contengan ilustraciones sobre las diferentes partes de los órganos genitales o sobre cualquier otra cosa relacionada con el sexo.