Català | Castellano

Tel: 934 387 742

04/05/2018

APRENDER A ESTAR MEJOR CONTIGO MISMO

¿Por qué la auto-estimación positiva  es esencial para el bienestar?
 
Porque estas percepciones no sólo afectan cómo nos sentimos, también afectan nuestros pensamientos y comportamientos. Cuando nos sentimos mal con nosotros mismos, actuamos inconscientemente, de manera que terminamos confirmando nuestras creencias.
Por ejemplo, si sentimos que no somos dignos de una buena relación, un buen trabajo o estabilidad financiera, dejamos de perseguir estos objetivos con la intensidad requerida para alcanzarlos, o nos saboteamos a nosotros mismos en el camino.
 
Entonces, ¿cómo salimos de este ciclo negativo?
 
A continuación te mostraré algunas maneras en que puedes comenzar a promover puntos de vista positivos y comenzar a cambiar los patrones de tu vida. 
 
Descubre tus necesidades
 
Cuando no nos sentimos bien con nosotros mismos es fácil pensar que hay algo fundamentalmente malo en nosotros: te sientes profundamente arraigado e inmutable. Sin embargo, es posible que no hayamos aclarado, exactamente, lo que nos haría sentir como una persona que podríamos amar. 
Las personas tienden a sentirse mal consigo mismas cuando se sienten impotentes para satisfacer sus necesidades, por lo que puedes comenzar este proceso averiguando cuáles son tus necesidades.
Pero ten cuidado: es importante que no comiences a exigir que las personas en tu vida cumplan con todas tus expectativas. Todo lo contrario, aclara tú mismo lo que necesitas. ¿Qué personas, lugares o experiencias son imprescindibles para vivir una vida plena? ¿Qué aspectos de tu vida, si se eliminan, te dejarían sin sentido de propósito?
Piensa detenidamente sobre esto y trata de no considerar las necesidades de los demás en este momento.
Ten en cuenta que cada persona tiene necesidades diferentes. Por ejemplo, muchas personas sienten que necesitan tener hijos. Esto es algo que necesitan hacer para sentirse completos. 
Otras personas necesitan viajar, Sin esas necesidades la vida corre el peligro de perder el  sentido. Pero todos son diferentes. Si estás teniendo dificultades para descubrir tus necesidades, simplemente reflexiona sobre los momentos de tu vida en los que no estabas floreciendo.
 
Vive auténticamente
 
Si ya conoces tus necesidades, este paso es sencillo: tenlas en mente y no te alejes demasiado de vivir una vida auténtica. 
Pero, ¿qué pasa si tus necesidades no se cumplen? Debes comenzar a pensar en cómo comunicarlas, cómo comenzar a crear una vida que satisfaga tus necesidades y qué harás si las personas que te rodean no pueden satisfacerlas.
Este paso puede ser realmente difícil. Descubrir que algunas de tus necesidades básicas no se estan cumpliendo. Se trata de descubrir por qué no se satisfacen estas necesidades a pesar de que son importantes. Se trata de enfocar, priorizar y estar pendiente de ellas.
 
Perdónate a ti mismo
 
Ahora que entiendes tus necesidades y tienes un plan para hacerlas conocer, estás en el camino de sentir esa sensación de seguridad en ti mismo, que proviene de tener control sobre tu propia vida.
Te estás moviendo en la dirección correcta. Pero, ¿qué hay de los errores del pasado? Ya sabes, de esas cosas de las que no te sientes orgulloso. Casi todos han dicho algo hiriente, han olvidado un evento importante o han traicionado a alguien que aman. 
Debemos recordar que nuestros errores no nos definen. No nos hacen buenas o malas personas. Si aprendemos y crecemos a partir de ellos, entonces nos hacen mejores personas. Para desarrollar autoestima, debes tener en cuenta que cometer errores es parte de la vida.
Perdónate, sé compasivo contigo mismo, y date crédito por tratar de no cometer los mismos errores otra vez.
 
Celebra tus características
 
Cada uno de nosotros es único. Cuando apreciamos nuestras singularidades y celebramos nuestros defectos, comenzamos a desarrollar un profundo amor por nosotros mismos tal y como somos.
En lugar de enfocarte en todas las cosas que están mal, la auto-celebración nos permite derivar una profunda satisfacción de ser únicamente nosotros. Practica la auto-celebración disfrutando de tu risa incómoda o burlándote de tu incapacidad para recordar los nombres de las personas. 
Mientras celebras tus singularidades, no te olvides de seguir creciendo. Mantén tus ojos y oídos abiertos a las personas en quienes confías. Escucha cuando te dicen que tienes trabajo que hacer contigo mismo. Esto no te hace mal, solo humano.