Català | Castellano

Tel: 934 387 742

23/05/2018

CONOCERSE A UNO MISMO

En muchos momentos de nuestra vida hemos juzgado el comportamiento, las acciones o las ideas de otras personas; considerándolas inapropiadas o incorrectas, sin considerar que nosotros también hemos cometido errores, incluso aquellos que hemos juzgado.

Cometer errores o hacer constantemente las cosas que afectan negativamente nuestra vida es algo normal, que probablemente estará presente a lo largo de nuestra vida. Lo importante es aprender a identificarlos para tener una vida mejor.
Además, conocer lo que nos gusta, lo que no nos gusta, lo que podemos mejorar y lo que queremos; son algunos de las factores que pueden ayudarnos a vivir siempre la mejor vida que podamos vivir, siendo honestos con lo que somos.
 
¿Te conoces bien?
 
Es fácil creer que nos conocemos a nosotros mismos tan bien como la palma de nuestra mano. Pero la mayoría de nosotros ignoramos aspectos importantes de nuestra mente y de nuestros sentimientos que vale la pena conocer.
Conocernos mejor no se trata exactamente de nunca cometer errores y siempre hacer lo que nos gusta; sino de reconocer lo que sentimos y lo que pensamos, así como estar conscientes de que podemos mejorar.
El hecho de que nos conozcamos mejor tampoco significa que solo veremos cosas negativas sobre nosotros mismos, pues también es importante reconocer nuestro valor propio. Se tratar de reconocer, aceptar y mejorar; así como de ser más felices.
Estas son algunas de los beneficios que conocernos mejor puede traer a nuestras vidas
 
1. Saber lo que te gusta 
 
Es fácil creer que conocemos perfectamente las cosas que nos gustan, siendo esto es un conjunto amplio, pues incluye cosas como lugares, personas, relaciones, sabores, actividades, carreras, e incluso emociones.
Una parte de conocernos mejor es reconocer las cosas que nos gustan; pero no para vivir constantemente por hacer o sentir estas, sino también de estar conscientes de que siempre podemos descubrir nuevas cosas y pasiones. Así como aprender a aceptar cuando no podemos hacer o sentir lo que nos gusta.
 
2. Poder evadir lo que te hace daño 
 
Además de conocer lo que te gusta, conocerte mejor te permite reconocer lo que no te gusta, lo cual puede ser una gran herramienta para evitar pasar por malos momentos o tener malas experiencias.
Pero esto es algo con lo que debemos ser cuidadosos, porque reconocer lo que no nos gusta no significa negar cuando no nos sentimos bien o simplemente tratar de evitar a toda costa cualquier cosa que consideramos que no nos gusta.
El conocer lo que no nos gusta es una forma de protegernos cuando está en nuestras manos evitar el sufrimiento o el sentirnos mal; pero también se trata de aprender a superar situaciones que involucran cosas que no nos gustan y aprender algo bueno de estas experiencias.
 
3. Ser más paciente 
 
Las razones que podrías tener para no ser tan paciente pueden ser diferentes a las de otras personas. Pero cuando comenzamos a conocernos mejor, también podemos aprender a identificar lo que sentimos y lidiar con los momentos que requieren paciencia.
Esto también involucra el poder ser más pacientes con nosotros mismos, recordando que es normal cometer errores y que podemos mejorar; así como aplicar esta mentalidad con otras personas, y ser pacientes con las personas que nos rodean.
 
4. Ser más empático 
 
Esta no es necesariamente una consecuencia de conocerte mejor, pero definitivamente puede serlo, porque estarás conscientes de lo que haces o lo que podrías hacer, y aplicar esto a otras personas.
Cuando estamos conscientes de lo que hacemos y de lo que sentimos, ponernos en el lugar o los zapatos de los demás resulta más fácil, porque aprendemos a reconocer que podríamos ser nosotros los que están haciendo algo incorrecto o cometiendo un error.
 
5. Trabajar en ser mejores 
 
Conocernos mejor debería implicar también el reconocer nuestros errores y lo que hacemos mal; lo cual podría parecer aterrador o difícil de llevar, porque normalmente no queremos hacer cosas malas.
Pero no se trata de sufrir por lo que no hemos hecho bien, sino de entender el porqué de lo que hemos hecho, así como de aceptarlo, aprender a perdonarnos y buscar soluciones y formas de mejorar.
Por ello es importante ser honestos con nosotros mismos, pero también aprender a aceptar y estar dispuestos a aprender. Todos cometemos errores, lo importante es querer mej