Català | Castellano

Tel: 934 387 742

01/06/2018

MEJORA TUS RELACIONES CON HABILIDADES DE COMUNICACIÓN

El conflicto en una relación es virtualmente inevitable. En sí mismo, el conflicto no es un problema. Como se maneja, sin embargo, puede unir o separar a las personas.

Las malas habilidades de comunicación, los desacuerdos y los malentendidos pueden ser una fuente de ira y distancia, o un trampolín hacia una relación más fuerte, y un futuro más feliz.

La próxima vez que lidies con un conflicto, ten en cuenta estos consejos sobre habilidades de comunicación efectiva, y podrás conseguir resultados más positivos.

Mantente enfocado

A veces es tentador sacar a relucir los conflictos, aparentemente relacionados, al lidiar con los actuales. Se siente relevante para abordar todo lo que te molesta a la vez, y lograr que todo se hable mientras ya estás lidiando con un conflicto.

Desafortunadamente, eso suele nublar el problema y hace menos probable la búsqueda de una comprensión mutua y una solución al problema actual, y hace que toda la discusión sea más exigente e incluso más confusa.

Trata de no mencionar daños pasados u otros temas. Mantente enfocado en el presente, en tus sentimientos, entendiéndose mutuamente y encontrando una solución.

Escucha atentamente

La gente suele pensar que está escuchando, pero realmente está pensando en lo que van a decir después cuando la otra persona deje de hablar. (Trata de notar esto si lo haces la próxima vez que estés en una discusión). La comunicación verdaderamente efectiva se da en ambos sentidos.

Si bien puede ser difícil, trata de escuchar lo que dice tu pareja. No interrumpas, no te pongas a la defensiva. Solo escucha y refleja lo que está diciendo para que sepa que le has prestado atención. Así le entenderás mejor y estará dispuesto a escucharte.

Intenta ver su punto de vista

En un conflicto, la mayoría de nosotros queremos sentirnos escuchados y comprendidos. Hablamos mucho sobre nuestro punto de vista para hacer que la otra persona vea las cosas a nuestra manera.

Esto es comprensible, pero centrarse demasiado en nuestro propio deseo de ser comprendidos por encima de todo, puede ser contraproducente.

Irónicamente, si todos hacemos esto todo el tiempo, hay poco enfoque en el punto de vista de la otra persona y nadie se siente comprendido.

Trata de ver realmente el otro lado, y luego podrás explicar mejor el tuyo. (Si no lo entiendes, haz más preguntas hasta entender). Es más probable que otros estén dispuestos a escuchar si se sienten escuchados.

Responde al criticismo con empatía

Cuando alguien acude a ti con críticas, es fácil sentir que estás equivocado y ponerte a la defensiva. Si bien las críticas son difíciles de escuchar, y a menudo exageradas o teñidas por las emociones de otras personas, es importante escuchar el dolor de la otra personas y responder con empatía a sus sentimientos.

Busca lo que es verdad en lo que dicen, pues esto puede ser información valiosísima para ti.

Acepta lo que es tuyo

Date cuenta de que la responsabilidad personal es una fortaleza, no una debilidad. La comunicación efectiva implica admitir cuando estás equivocado. Si ambos comparten alguna responsabilidad en un conflicto (que generalmente es el caso), busca y admite lo que es tuyo

Difusa la situación, da un buen ejemplo y muestra la madurez. También es importante que inspires a la otra persona a responder de la misma manera, para así acercarse más a la comprensión mutua y a una solución.

Usa los mensajes con “yo”

En lugar de decir cosas como “realmente ensuciaste aquí”, comienza las afirmaciones en primera persona para expresar tus sentimientos. Por ejemplo, “me siento frustrada cuando esto sucede”.

Es menos acusatorio, genera menos defensiva y ayuda a la otra persona a entender tu punto de vista en lugar de sentirse atacado.

Busca por el compromiso

En lugar de tratar de ganar el argumento, busca soluciones que satisfagan las necesidades de todos. Ya sea a través del compromiso o una nueva solución que le brinde a ambos lo que más desean.

Este enfoque es mucho más efectivo que conseguir lo que se quiere a costa del otro. Una solución sana implica encontrar una resolución con la que ambas partes puedan estar contentas.

Toma un descanso

A veces los ánimos se calientan y es demasiado difícil continuar una discusión sin que se convierta en una discusión o una pelea.

Si sientes que tú o tu pareja comienzan a enojarse demasiado para ser constructivos, o que muestran algunos patrones de comunicación destructivos, está bien tomar un descanso de la discusión hasta que ambos se calmen.

En ocasiones, una buena comunicación se trata de saber cuándo tomar un descanso. Y una buena comunicación en la pareja no trae más que felicidad plena.

¿Tienes algún otro consejo sobre comunicación que quieras compartir?